800px-Pueblo_Ejemplar_-_Rioseco_-_Ayuntamiento2
miércoles, 22 de junio de 2016

Los ayuntamientos no tienen derecho al honor, según el Supremo

800px-Pueblo_Ejemplar_-_Rioseco_-_Ayuntamiento2

 Una sentencia del Tribunal Supremo establece que los ayuntamientos, como persona jurídica de Derecho Público, no pueden ser titulares del derecho al honor que garantiza el artículo 18.1 de la Constitución. La sentencia, que fija una doctrina jurisprudencial, rechaza el recurso presentado por el ayuntamiento de Sobrescobio (Oviedo), que reclamaba 12.000 euros a un vecino de la localidad que calificó de “verdadera chapuza” la tramitación que había hecho el Consistorio de una licencia.

 A la hora de resolver el asunto, el Supremo estudió si los ayuntamientos, en cuanto a personas jurídicas privadas y sin individualizar en las personas físicas que los componen, son titulares del derecho fundamental al honor, y ha concluido que no lo son.  No obstante, remarca que esta doctrina no es aplicable a todas las personas jurídicas en el sentido amplio del concepto, puesto que las asociaciones, partidos políticos, sindicatos y fundaciones sí tienen derecho al honor.

 El Supremo se apoya en el Tribunal Constitucional para justificar su resolución. La jurisprudencia del mismo establece que el honor tiene un significado personalista en nuestra Constitución. Por este motivo, resultaría “inadecuado” hablar de honor de las instituciones públicas, a las que les corresponderían otros valores, como la dignidad, el prestigio y la autoridad moral. Una posición que también recoge la jurisprudencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos.