e-contratación
miércoles, 11 de abril de 2012

Entrevista sobre contratación pública

Si hay un tema siempre candente en nuestro entorno profesional, es sin duda el de la contratación pública. COSITAL Valencia ha tenido la suerte de debatir con el experto Manuel Caño alguno de los temas más espinosos de la gestión contractual local que tanto nos preocupa: ¿cómo se combaten los modificados ilegales? ¿qué se negocia en el procedimiento negociado? ¿qué es la subasta electrónica? Nuestro compañero Víctor Almonacid ha preparado y realizado esta entrevista, la cual presenta un gran interés.
Manuel Caño Gómez

Estamos con Manuel Caño, Director de Estrategia de PLYCA en Nexus IT una compañía del grupo LBi, experto en tecnologías de la información y su aplicación a la  contratación pública electrónica, quien ha tenido el detalle de conceder a COSITAL una entrevista en relación a la situación actual de la contratación pública, con especial referencia a la contratación de las entidades locales.

Manuel, buenas tardes.

Vamos a empezar fuerte... ¿Estamos adjudicando a la "oferta económicamente más ventajosa"?

Generalizar siempre es muy peligroso, pero podemos afirmar con las estadísticas que tenemos que las mejores empresas no acuden a la oferta pública de contratación, y las que acuden no hacen siempre las mejores ofertas posibles. Es decir, la contratación pública tiene un margen claro de mejora en los precios y sobre todo en las condiciones generales que obtienen del mercado al que se dirigen. Además hay que decir que en otras ocasiones se producen unas condiciones en la valoración de ofertas que no cuadran con los precios de mercado (precariedad)  y eso tiende a generar provisiones deficientes por parte de los proveedores.

¿Qué premisas o cambios son necesarios para que realmente así fuera?

Concurrencia. Las formas de obtener las ofertas económicamente más ventajosas, y ello teniendo en cuenta el ciclo de vida total de los productos y servicios que se demandan en las peticiones de oferta, es que el mercado pueda acudir a la oferta en un régimen de competencia lo más perfecta posible. Para ello lo primero es la información: la publicidad de la oferta, después eliminar filtros que impiden la concurrencia: no exigir solvencias económicas o técnicas que no se corresponden con los riesgos reales que se puede producir en la provisión o adquisición del bien o servicio. Y por último y como una opinión más personal tratar que las empresas pequeñas puedan crecer a través de meritos, aprovechando un círculo virtuoso, y para ello fomentar que se puedan presentar a cualquier licitación, a través de la división de la licitación en diversos  lotes, Al final todo esto que aparentemente es muy complicado de hacer en papel, en el formato electrónico es relativamente sencillo. Estos son los retos: la transición al formato electrónico y la profesionalización de la función de contratación en las administraciones públicas.

¿Cómo podemos combatir los famosos y por desgracia frecuentes "modificados ilegales"?.

Con trasparencia, y con profesionalización de la función de compras. El primero es para los modificados fraudulentos y el segundo para los modificados sobrevenidos. Siempre puede haber modificados como producto de alterar las condiciones iniciales, pero si estamos ante una adquisición de esta naturaleza (hay muchas) una opción es agilizar el proceso de adquisición a través de proyectos más cortos y más ágiles que garanticen entregas completas y asumibles en su continuación por otros proveedores.  El problema de esto es que varios contratos en papel y con la complejidad actual son inasumibles. Sin embargo si vamos al formato electrónico con procedimientos simplificados, se puede dotar de agilidad suficiente a la contratación como para evitar este tipo de fallos.

¿Se observa en la práctica que la contratación del resto del sector público (en el caso de las Entidades Locales, esencialmente la sociedades mercantiles de capital mayoritaria o íntegramente público) se somete a la Ley de contratos y a los principios e instrucciones de contratación? ¿De no ser así cómo podemos reconducir estos contratos hacia el "derecho público"?

No tengo un conocimiento jurídico como para poder responder a esta pregunta con un criterio profesional lo suficientemente formado. Lo que si puedo decir es que el formato electrónico puede permitir de forma sencilla ejecutar procedimientos  específicos en estructuras específicas de forma trasparente. Es decir lo que ahora en papel puede ser un lío para un especialista en contratación, en el formato electrónico, se puede convertir en un procedimiento u otro de forma bastante sencilla.

¿Qué es lo que se debe negociar en el procedimiento negociado?

Todos los proyectos se mueven con tres parámetros fundamentales: alcance, plazo y precio. En mi opinión el procedimiento negociado debería utilizarse para negociar alcance y plazos en aquellos casos en los que hay holgura por parte de la administración para negociar. El precio siempre debería ser el resultado de la negociación de los otros dos elementos  (alcance y plazos) y siempre que sea posible licitado en concurrencia. Todo ello con una trasparencia que permita evitar cualquier tipo de abusos.

Manuel, ¿podrías explicar a las personas que nos ven en qué consiste exactamente la subasta electrónica?, ¿es realmente tan difícil de implementar como piensan algunos?

La subasta electrónica consiste en generar un mecanismo en el que los criterios de valoración que pueden ser evaluados a través de fórmulas matemáticas previamente definidas e identificadas puedan ser objeto de puja continuada por parte de los licitadores admitidos. No, no es difícil de implementar, pero si es importante utilizarla en aquellos productos que o bien son muy específicos (electricidad, comunicaciones …) o bien son muy repetitivos (papel, servicios de limpieza…)

A la vista de las últimas y las futuras Directivas europeas, ¿cuál es el futuro de la contratación pública española?.

El que queramos los españoles. Mi opinión es que habiendo participado en los grupos de definición de estándares y habiendo visto la madurez y tecnología que se utilizan en los países de nuestro entorno, no cabe ninguna duda de que es un problema de voluntad y dirección. Pero no de voluntad solo de los políticos. Ellos no son los culpables. No hay culpables  en esto. Solo hay responsables que no asumimos, cada uno en nuestro nivel, la responsabilidad de llevar a cabo esta transición. Hay muchos inhibidores y pocos estímulos. Pero están perfectamente identificados.  Y hay casos de éxito asequibles, por tanto, no es una utopía, es sólo esfuerzo bien dirigido.

Cual crees tú que es el principal problema de la transición al formato electrónico de la contratación pública?

En el blog de contratación pública electrónica, trato de exponer, con más voluntad que acierto, que el problema no es tecnológico. Se trata de un problema de la trasformación de la organización que afecta a las personas, los procedimientos, las estructuras, y la tecnología adecuada. Y sobre todo garantizar los resultados a través del uso de las tecnologías. Hay muchos proyectos en los que se entrega lo que se contrata pero no se usa lo contratado, por resistencias al cambio e inhibidores, por falta de liderazgo, por ausencia de objetivos. Este es el problema. No es tecnología. es trasformación a través del uso de la tecnología. Y por último, y para mí muy importante, los proyectos tienen que tener en cuenta la interoperabilidad de las soluciones. No podemos generar un entorno  de torre de babel donde los proveedores tienen que aprender distintas formas de relacionarse con las administraciones públicas.

Manuel, ¿deseas añadir algo más?

Solo recalcar que la transición a la contratación pública electrónica es un problema que tenemos que solucionar entre todos. Hay un ecosistema alrededor de este servicio de retorno que no olvidemos que representa el 20 % del PIB. Este ecosistema es complejo y no se soluciona solo con tecnología, debería de ser dirigido a través de un Plan de Implantación Nacional donde se den directrices y recomendaciones que permitan a las AAPP acceder al conocimiento previo necesario antes de pasar a la acción. Pero sin parar las acciones.  Ahora con la crisis, el hecho de hacer que las empresas y las administraciones se relacionen en formato electrónico, supone un empuje impresionante en la aproximación a la auténtica sociedad de la información y el conocimiento que es el cambio de ciclo que se supone que todos estamos esperando, pero en el que nadie da el primer paso. No es un problema presupuestario, ni de retos técnicos, es un reto adaptativo, de la comunidad, del mencionado ecosistema alrededor de la contratación pública.  

ACCEDA AL VIDEO DE LA ENTREVISTA

ACCEDA A LA WEB CONTRATACIÓN PÚBLICA ELECTRÓNICA