firma electrónica
jueves, 18 de diciembre de 2014

COSITAL Y ACCV HAN ACORDADO LA CREACIÓN DE TARJETAS DE FIRMA ELECTRÓNICA DE EMPLEADO PÚBLICO ESPECÍFICAS PARA LOS COLEGIADOS

La Junta de Gobierno ha acordado firmar un contrato con la Agencia de Tecnología y Certificación Electrónica (ACCV), dependiente del Instituto Valenciano de Finanzas, para la expedición de tarjetas criptográficas de firma electrónica para los colegiados
La iniciativa ha sido consecuencia de la Jornada sobre la Firma Electrónica de los Habilitados Nacionales, que tuvo lugar el pasado 2 de diciembre. Una de las conclusiones de dicha jornada se centraba en la necesidad de asumir la firma electrónica como una herramienta esencial para el ejercicio de nuestras funciones, cuyo control y gestión debe estar situado en el propio colectivo. De este modo, COSITAL ofrece a los colegiados la posibilidad de obtener una firma electrónica a través de ACCV, con validez en todo el territorio nacional y respaldada, a nivel institucional, por COSITAL y, a nivel tecnológico, por ACCV.

Somos conscientes de que cualquier proceso de modernización y de aplicación de la Administración electrónica pasa, ineludiblemente, por una correcta utilización de la firma electrónica de los empleados públicos. Y en nuestro caso, dada la trascendencia administrativa de nuestras firmas, creemos que el éxito de esos procesos debe basarse en posibilidad de disponer de una firma electrónica gestionada desde el Colegio que, adicionalmente, va a facilitar nuestra movilidad al disponer de una tarjeta criptográfica válida en toda España.


Hemos de ser capaces de aprovechar las posibilidades que la implantación de la Administración electrónica y de la firma electrónica nos ofrecen, no solo para agilizar nuestro trabajo diario, sino para reforzar el ejercicio de nuestras funciones y posicionarnos como protagonistas de una modernización real, en la que la tecnología no sea un fin en sí misma, sino una herramienta más para hacer efectivo, en definitiva, el cumplimiento del principio de legalidad, que es lo que justifica nuestra existencia como colectivo.