22
mayo
2011

Contra la crisis: Transparencia

El pasado día 17 de mayo tuve el honor de asistir al acto de clausura del Curso de Experto en Gestión Presupuestaria y Contable del Sector Público Local, organizado por el Colegio de Economistas de Valencia y el Consejo General de COSITAL, acto en el que pronunció una conferencia el Síndico Mayor de la Sindicatura de Cuentas D. Rafael Vicente Queralt con el título: El control externo de la gestión pública local en época de crisis.
Y sobre ello os quiero hablar. He de calificar su intervención como valiente, pienso que su veteranía le hace tener un punto de vista muy autorizado, por su conocimiento de la evolución del control interno y externo en la comunidad valenciana, y además le permite hablar de una manera clara y sin tapujos sobre cual es la situación actual del control interno y externo en las entidades locales valencianas. Vaya por delante que comparto totalmente el análisis que hace y las medidas que propone.

Su planteamiento ante la crisis parte reconociendo que no se tienen soluciones sino medidas a adoptar. La crisis es económica, de valores y también de normativa o regulación. Y las causas de la crisis, respectivamente, han sido: la caída de los ingresos, la menor defensa del interés general y las deficiencias del control establecido, que han provocado las siguientes consecuencias: El aumento de los resultados negativos, de los retrasos en los pagos y el aumento del endeudamiento, por la caída de lo ingresos; el aumento de la corrupción y la pérdida de confianza en las instituciones, y una deficiente rendición de cuentas y el aumento de los expedientes de enriquecimiento sin causa, medida extraordinaria, cuya utilización posibilita la jurisprudencia, ante la ausencia de previsión legal para esta realidad.

Respecto a las medidas a adoptar, el ponente distingue entre las medidas de carácter general y las medidas a adoptar por la propia sindicatura de cuentas.

Con carácter general debe efectuarse una delimitación de las competencias de las entidades locales, de manera que el gasto, por sentido común, se limite a las mismas, y un aumento de la financiación en la que ha de empezar a contar el fondo de cooperación autonómico. Para atajar la crisis de valores debe aumentarse la transparencia a todos los niveles, así como la eficiencia en la utilización de los fondos públicos, "no parece haber interés en los responsables políticos locales por rendir cuentas y suministrar información económica de forma fluida, completa y puntual a los ciudadanos, más allá de la estrictamente legal a la que éstos no tienen acceso". Las normas se han de adecuar, de manera que se refuerce el control interno (dotando de un efecto mayor a los reparos de legalidad así como desarrollando el control financiero), y se ha de exigir un mayor rigor en la rendición de cuentas (la Ley de Régimen Local Valenciano ya ha previsto efectos sancionadores ante la falta de rendición de cuentas: limitación para acceder a los fondos autonómicos).

Y respecto a lo que propone como medidas de la propia Sindicatura de Cuentas, en el área económica, pasa por incrementar las auditorías operativas (no quedarse en el simple control de legalidad) así como el control de los ingresos y la deuda de las Entidades Locales valencianas. Para velar por los valores de respeto a la norma, ofrece la colaboración de la entidad que preside para conseguir la rendición telemática de las cuentas de manera generalizada, redefinir con claridad cuáles son las entidades con obligación de rendir cuentas, ya que en la actualidad existe un número significativo de entidades que no saben si han de rendir o no cuentas (Consorcios, Fundaciones....), así como aumentar el número de entidades a fiscalizar. Y por último, ampliar las consideradas áreas de riesgo sobre las que actuar, incluyendo temas como la aplicación de la norma contra la morosidad y la revisión de los remanentes de tesorería.

Finalizó con una cita extraída de la asociación Transparencia International:
Eficacia y transparencia:

"La transparencia es una actitud, una filosofía, y en definitiva, constituye el mejor antídoto contra la corrupción y contra la crisis."

Ojala tomen nota los gobernantes elegidos en el día de hoy, que escuchen la voz de los ciudadanos de las plazas, y abran las ventanas para que entren la luz y el aire, de lo contrario en las instituciones públicas no se va a poder ni respirar.

Fco. Javier Biosca López
Etiquetas
3 comentarios
1
fernando ballesteros motivos
viernes, 10 de junio de 2011 11:23:52
Totalmente de acuerdo con lo expuesto. Mi mayor sorpresa es que he ido comprobado con el paso de los años , que la legalidad , en general , no se ve por los responsables políticos como un referente , sino como un obstáculo a superar , y ello es especialmente grave cuando esa legalidad tiene una legitimidad democrática frente a la legalidad , que era en gran parte cumplida , del régimen anterior. La problemática de la Administración Pública , en gran parte , deriva de ese incumplimiento, sin que se tenga en cuenta que es la misma que ha permitido que los responsables políticos accedan a sus cargos.
2
Rafael Fernández Bas Responsabilidad de actos administrativos
jueves, 5 de enero de 2012 12:04:38
Continía sin legislarse sobre la responsabilidad de las decisiones con efectos administrativos, es decir, la responsabilidad personal de quien toma la decisión. El gran problema es que siempre responde la Administración Pública, pero no la persona física o el partido político que toma la decisión. Sería necesario, muy conveniente y habría que decir que imprescindible, por los tiempos que corren, que los políticos respondieran personalmente por las decisiones que hayan tomado, y de ser insolventes, los partidos o formaciones por las que accedieron al poder. Ello significaría que habría que modificar, por supuesto, la normativa de procedimiento administrativo y de responsabilidad patrimonial y de partidos políticos, exigiéndoseles afianzamiento cuando dispongan de cargos electos, para poder ejercer contra quienes deciden o los partidos por los que concurrieron a los comicios la pertinente acción de regreso.

3
Rafael V. Fernández Bas Gasto municipal
viernes, 13 de enero de 2012 9:34:05
El gasto que realizan los municipios españoles representa aproximadamente el 11% del total del gasto público español. Si a este porcentaje le añadimos el gasto de las demás administraciones locales (diputaciones, entes metropolitanos, mancomunidades comarcales, etc.), la cifra llega al 13%. Este porcentaje es más pequeño que en otros países también con tres niveles de gobierno (central, autonómico y local) como España. En Suiza, el peso del gasto público es de un 22%, en Canadá del 16%, y en Estados Unidos del 26%.

Otras diferencias entre los gobiernos locales españoles y los de estos países derivan de la tipología del gasto. En lo referente al gasto social, España tiene una estructura del gasto local en la que tanto en sanidad como en protección social y, especialmente, en educación, se encuentra por debajo de la media de los países de la OCDE. Así, el gasto local en educación representa un 4% del gasto público total de los gobiernos locales españoles. En cambio, en Canadá y Estados Unidos se eleva a...
Añadir un nuevo comentario